Razones para visitar Doñana
Cigüeñuela ave en Doñana

Si conoces Doñana entenderás que este trozo de tierra singular, se merece todos sus galardones: Parque Nacional, Parque Natural, Patrimonio de la Humanidad, Reserva de la biosfera, RAMSAR, Zona de Especial Conservación y Zona de Especial Protección para las Aves.

Yo además añadiría uno más: “Doñana, lugar imprescindible para la visita”, por proporcionar una experiencia inolvidable a todo aquel que la visita. Pero… ¿a qué se debe? Aquí hay 3 razones que lo justificarían:

1. Una maravilla natural

Doñana es uno de los humedales más importantes del mundo. Situada entre dos continentes y a orillas del Guadalquivir, es una parada obligatoria para millones de aves migratorias que viajan entre Europa a África.

En el litoral occidental andaluz, un entorno a día de hoy bastante humanizado, Doñana se presenta como un oasis de naturaleza que ofrece una variedad de ambientes dignos de admiración, que sirven de refugio a numerosas especies interesantes de fauna y flora. Los diferentes paisajes que reúne este extenso territorio, no pueden dejar de impresionar al que lo visita: sistemas dunares en movimiento, kilómetros de playas vírgenes, grandes extensiones de marismas, cotos sombreados, lagunas temporales llenas de vida, acantilados fósiles,… un verdadero placer para los amantes de la naturaleza.

2. Joya cultural

Doñana es además un importante lugar de peregrinaje; miles de personas gozan cada año compartiendo el recorrido por sus caminos. Los habitantes han sabido encontrar en sus valores naturales una fuente de riqueza y de disfrute. Aquí puede encontrar testimonios que aún quedan de las distintas formas que inventaron los lugareños para sobrevivir en estas difíciles tierras.

3. Un paraíso para el caminante

Una de las mejores formas de saborear Doñana es recorrerla a pié, al igual que tradicionalmente la vienen recorriendo los peregrinos. Los tranquilos caminos que transcurren por los diferentes ambientes, hacen que sea un placer para las personas que les gusta “caminar sin prisas.” Doñana, cuenta con una red de sendas interesantes para el caminante, perfecta para una gran mayoría de público; familias, mayores, escolares, etc., todos pueden recorrer sus paisajes sin mucha dificultad, al no presentar el terreno demasiadas elevaciones.